• Atención personalizada.
  • Desarrollo del Ser Humano como Persona: libre elección, reflexión, comunicación abierta, desarrollo dela inteligencia emocional.
  • Sentido pedagógico de aula abierta: currículo que se renueva y enriquece constantemente, material educativo Montessori, atractivo y estimulante que facilita la abstracción, y aporta orden, seguridad, autodominio, satisfacción por el trabajo realizando exitosamente.
  • Un ecosistema o ambiente educativo “ambiente preparado” con música instrumental de fondo, aire acondicionado, luminosidad adecuada, material educativo para cada edad y necesidad del niño y la niña, plantas ornamentales al contacto y cuidado de los niños y niñas.
  • Un personal docente que significa un recursos humano de primera: en formación constante, responsable, laborioso, consciente y satisfecho de su labor.
  • Estos elementos son los que dan consistencia a la COHESIÓN. Vibramos en notas melodiosas diferentes pero armonizadas formados una bella melodía. Los indicadores de esta cohesión son el orden, el silencio, la pulcritud, la laboriosidad, el respecto, la atención, y los cambios y transformaciones evidentes que vivimos maestros y alumnos.
  • El concepto filosófico que nos sustenta está basado en la educación en comunidad, en la cohesión, en la comunión y en el profundo respecto a la persona. Le proporcionamos a los alumnos un ambiente escolar muy bien preparado con material didáctico que les permite trabajar en sus proyectos particulares, pero en unión con los demás; la comunicación, el diálogo y razonamiento son las herramientas principales para lograr la armonía en general y la disciplina.
  • Disciplina basada en respecto mutuo que persigue brindar amor y confianza en nuestros alumnos y personal; construyendo de esta manera un camino siempre abierto al dialogo para la resolución de las necesidades y conflictos.
  • Los niños trabajan en libertad y toman decisiones continuas orientadas a elegir el bien, obteniendo como resultado de este ejercicio diario, “LA DISCIPLINA INTERNA”.
  • Los alumnos trabajan febrilmente, aman el orden, el silencio, logran concentración y obediencia gozosa, están cohesionados entre sí, se ayudan mutuamente y son capaces de usar correctamente su libertad.
  • Creemos que es urgente educar a nuestras nuevas generaciones en el Uso de la Libertad y educar en el Amor hacia el Trabajo.
  • Entendemos por educar: lograr desarrollar la capacidad para elegir el bien. El uso del libre arbitrio es una necesidad en la constante toma de conciencia de los alumnos, llevar al alumno a discernir, a buscar lo que más le conviene a sí mismo y a los demás que están en su entorno.

 

Para esto es necesario lograr en el alumno:

  • El desarrollo de una sana autoestima.
  • La capacidad de adaptarse a los cambios.
  • Desarrollar una visión global con ideales claros.
  • Saber que en la medida que elijo el bien me asemejo más a Dios.
  • Primaria Montessori es algo más que un lugar de instrucción, es un lugar de crecimiento, un lugar de transformación. No basta nacer humano, es necesario hacerse Persona: digna, positiva, constructiva, creemos que el progreso de humanidad depende de la creación de un mejor y más fuerte ser humano.
  • Nuestro principal propósito es construir una comunidad de aprendizaje por profesionales en la que los alumnos, maestros, padres y personal administrativo actuemos solidariamente hacia una educación de calidad y de vanguardia en cuanto a los procesos de aprendizajes del niño y la niña.
  • Capacitamos profesionalmente a nuestro personal docente y administrativo.
  • Se trata de maestros que fomentan la excelencia del sistema educativo al servicio de la “Persona”, capaces de pensar por sí mismos y de tomar decisiones responsables. Los maestros se capacitan de manera sistemática para mantener la calidad y continuidad del método Montessori de 6 a 12 años.
  • Fomentamos el desarrollo de la Inteligencia Emocional.
  • Nuestra escuela es un espacio de armonía, donde se trabaja para lograr fraternidad, justicia y paz interior.
  • Tomamos en cuenta los sentimientos de cada uno de los alumnos para ayudarlos a construir sus propios códigos de felicidad. Les llevamos de la mano a vivir experiencias continuas de pequeños éxitos que fortalecen su autoestima y como consecuencia les producen emociones positivas.
  • Con el instrumento de las Tablas de Progreso ofrecemos caminos claros para niños y maestros. Al experimentar claridad en los principios convencemos a los alumnos con argumentos, de la correcta elección de cada situación.
  • El niño es el autor de su propio recorrido que sintoniza con el de otros y lo comunica con alegría. El se determina a sí mismo por sus elecciones razonables y manifestaciones verbales.
  • Nuestros alumnos salen de la escuela sabiéndose valiosos, comprenden que han cerrado con “broche de oro” al terminar todas las “Tablas de Progreso” que se les han presentado durante los 6 años de su primaria. Valoran lo que es empezar y terminar, saben lo que el éxito. Su actitud es positiva, de entusiasmo, de amor al trabajo, de autonomía, de razonamiento y de capacidad de decisión.
  • Al final el visitante puede palpar que se logra en nuestro ambiente escolar, la armonía polifónica de seres humanos que gozan en grupo de su libertad, razonamiento y comunicación entre sí.